Main Grafomente precio

La firma y la falsa intimidad (parte 2)

Carito Figueroa

abril 15, 2023

🖋️💼 Descubre el fascinante mundo de la firma y la falsa intimidad en la segunda parte de este cautivador artículo. Te invito a sumergirte en un análisis profundo que te revelará la verdadera naturaleza de la pseudoseguridad que sentimos al firmar. 💼🖋️

Como habíamos discutido anteriormente, cada trazo de un escribiente deja una huella ineludible que solo un experto en grafoscopía puede interpretar. La cantidad de trazos realizados, su forma y recorrido revelan rasgos únicos e irrepetibles. Aunque los falsificadores intenten replicar la firma original, siempre omitirán algo crucial, ya que no poseen la misma huella de vida o las mismas experiencias que el autor legítimo.

Existen diversas técnicas que, lamentablemente, facilitan el delito de falsificación. Sin embargo, gracias a la pericia caligráfica, podemos desenmascarar incluso las falsificaciones más hábiles. Mediante el minucioso cotejo de documentos, firmas y otros elementos relevantes, el perito en la materia puede escudriñar hasta el fondo de la situación, revelando la verdad oculta en cada trazo.

En las disciplinas de grafoscopía y grafología, los primeros signos que se observan son las torsiones y los temblores. Si bien estos varían en su interpretación, indican la singularidad del individuo. El temblor puede sugerir vejez o algún padecimiento si la firma no corresponde a una persona de edad avanzada. También puede revelar indicadores de irregularidad, como trazos brisados, terminaciones inusuales y gestos característicos.

Aunque algunos se atrevan a imitar firmas, solo pueden captar su dimensión y formas, pero nunca su contenido. Un simple trazo o rasgo extraño es suficiente para generar dudas y poner en entredicho su autenticidad.

Incluso falsificarse a uno mismo, como suena paradójico, puede ser un intento de evitar responsabilidades. Sin embargo, la forma o el punto de partida de la firma siempre será único, lo cual demuestra, con dolo, la intención de evadir dichas responsabilidades. Esto es particularmente relevante en casos de pagarés o vouchers.

El grafóscopo observa, mientras que el grafólogo analiza no solo el temperamento del escribiente, sino también sus deseos y su grado de moralidad. Cabe destacar que el grafóscopo analiza sin texto, mientras que el grafólogo siempre lo hace en conjunto con el texto. Ambas disciplinas son complementarias y no deben considerarse de manera aislada, ya que perderíamos el objetivo claro de comprender la firma en su totalidad.

La denominada “falsa intimidad” es una situación en la que uno escribe el texto y otro firma en nombre de ese autor. Para evitar esta práctica engañosa, se han establecido protocolos rigurosos que garantizan la autenticidad y la integridad de los documentos.

Es importante destacar que cada firma es única, irrepetible e invariablemente personal. Aunque puedan parecerse, nunca serán idénticas, incluso si provienen de la misma familia. Cada individuo tiene su propio entorno, en el cual se desarrolla su personalidad, y esto determina

la complejidad o sencillez de su firma. Es el resultado del conglomerado de conocimientos, experiencias y expectativas que conforman su identidad única.

La firma es más que un simple trazo en el papel, es una huella digital ineludible que revela cómo se comporta el individuo en su vida diaria, cómo toma decisiones y cómo se relaciona con los demás. Es un reflejo profundo de su verdadera esencia.

¿Por qué llamamos a esto “falsa intimidad”? Porque muchas veces la firma revela más sobre el individuo de lo que intenta aparentar hacia los demás. Habla desde lo más profundo de su ser, expresando trazos, ideas e ideogramas que dicen “YO estoy aquí y quiero dejar una huella”.

Te has preguntado alguna vez si sería ideal contar con un organismo donde tu firma sea guardada y puedas ver su evolución en diferentes situaciones. Sería increíble no solo que tú pudieras observar esto, sino también que en situaciones específicas se pudiera acceder a ese registro para comprender cómo las firmas se transforman con el paso de los años, ya sea por motivos de salud, situaciones emocionales o simplemente como parte natural del proceso de vida. Esto nos permitiría entender que las firmas no son estáticas, sino que evolucionan junto con nosotros.

A menudo nos solicitan que nuestra firma sea idéntica a la de nuestra identificación, pero… ya no somos los mismos que ayer, ni mucho menos los mismos que hace un año. Entonces, ¿por qué no entenderlo y permitir que nuestra firma refleje nuestra verdadera identidad en constante cambio?

Es cierto, muchas veces no comprendemos ni desconocemos el poder y la profundidad que encierra nuestra firma. Por eso te invito a adentrarte en este fascinante mundo y a aprender más sobre esta ciencia. ¡Ven y descubre el arte de la grafología! Desvela los secretos ocultos en cada trazo y despierta tu capacidad de comprender a través de la escritura.

No pierdas la oportunidad de adquirir conocimientos valiosos y descubrir una nueva perspectiva sobre tu propia identidad y la de los demás. ¡Te esperamos con los brazos abiertos para que te sumerjas en esta apasionante ciencia que revela tanto de nosotros mismos! ¡No esperes más, ven y aprende de la mano de los expertos en grafología!

falsa intimidad_grafologia_grafomente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

× Â¿Cómo puedo ayudarte?
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram